Sin precedentes.

Sin precedentes.

Estoy alterado, estresado y compungido, estoy tantas cosas a la vez que ni siquiera he tenido oportunidad de contarlas. Voy a dejar un vado en mi corazón para que nadie pueda estacionarse en él. ¿Qué más puedo hacer si no necesito nada más que estar así, alterado, estresado y compungido, alentado también si cabe? No tengo nada más que hacer que someterme a horas interminables, pero con un fin muy determinado, de estar continuamente a la deriva en una situación en la que tengo que dar la talla por reputación y por no dañar mi integridad moral, yo mismo, a mí mismo, y valga la redundancia.

Vagando y divagando por los lugares más angostos e inexplorables con los que me he podido topar, pero qué más da lo que yo haga, piense o diga, ¿realmente importa? Puede que sí, sin embargo, qué persona subyacente me lo va a decir si yo quiero que sea una adyacente y en mucha estima, alguien que me supere en horas de estudio y en preparación física y mental.

Bebiendo bourbon barato, mientras consumo mis horas baratas, durante los tediosos minutos de poco valor, y todos estos llenos de segundos bullentes de brillantes destellos de un diamante recién pulido, pero que se contamina al convertirse en un minuto, y denigran en horas, para acabar pereciendo como días.

No he hecho ni voy a hacer tratos con nadie que no merezca un apretón de manos de mi parte, para conseguir con ello firmar y sentenciar el pacto. Mientras recorro las calles dejándome llevar por el alma Concupiscible, según Platón, y veo los carteles que rezan los lemas que tengo en mi vida de por vida e ir de esta forma en pos de la verdad. Racionalmente pensándolo no debería dejar que así fuera, no obstante, creo que a veces hay que ser un poco hijo de puta en esta vida, porque si no te pisan.

Y probablemente debí valorar algo más que los juguetes, sino de qué iba a estar yo escribiendo esto y omitiendo mi rúbrica, por ello para desmentir cuando pueda lo escrito. Remontaré un día lo desandado, el cual hice porque perdí algo, algo que no he encontrado, pero ¿qué es encontrar? ¿Y qué es buscar? Tan sencillo y tan ambiguo a la vez. Bueno todo esto antes era una instalación eléctrica bien cuidada que contaba con millones de bombillas y derrocha bastante luz, ahora se ha convertido en una vela que alumbra temblorosa todo lo que está ya muerto.

Anuncios