Muchas son las veces en las que te encuentras en una conversación de la que desearías salir con todas tus ganas, bien porque no quieres hablar con esa persona o te parece un muermo, o bien porque no estás de humor para historietas que sólo le hacen gracia a esas personas varias.
Para no quedar muy maleducado y con demasiada inquina, asientes de forma cordial, aunque con un deje de poca importancia, pero no demasiada para que lo capte de una manera sutil y con mucha arrogancia, se calle. Si aún con tales signos de mera importancia ante una narración trivial, lo que tendrías que poner, a muy malas (aquella situación en la que estés que revientas, antes de eso), pones una excusa natural, sin excesivo artificio ni mitológico ni amoroso, sencillo y parcialmente verdadero. En parte verdadero porque si descubre, oiga Dios que así no sea, que es mentira, puedas remediarlo siendo dueño de una base de justificación, te retiras y será una batalla más contra las “muermonerias” ganada, aun cuando seguirán existiendo, es una larga lucha, mas no sin fin.
Y sino, tú asiente, es sencillo, mira a la nada y no pienses en todo.
Lo mejor y más rápido sería decir a esa gente que molestan, que callados al menos pueden ser majos. Sólo que lo más rococó de todo es, que ahí tu serías el malo y no aquélla destrozando tus oídos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s